*WARNING: This blog is intended for a mature audience. Its contents may include adult situations, violence and sensitive issues that some people might find disturbing. Please read at your own discretion.

25 June 2014

Unos Ojos marrones: Capítulo 21

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-I

En la mañana que siguió a la excursión con Claire y las niñas, Andrew se levantó exultante, y con la certeza de que su encantadora ayudante era la única responsable de esa felicidad. Ella, con su actitud reservada, que a veces daba la sensación de ejercer al azar, le causaba desconcierto e irritación, bien era cierto, pero en general empezaba a mostrar más confíanza en él; y ahora, el único recuerdo que permanecía en su interior era el del dulce sabor de sus labios mientras se besaban. Cuántas cosas le hubiera dicho la noche anterior si le hubiera dado una oportunidad.

Ojalá Caroline no los hubiera interrumpido en el peor momento posible... ¡Preguntarle a Claire si iba a casarse con él...! Sonrió para sus adentros, y negó con la cabeza. ¡Bendita niña! Le recordaba tanto a su madre. En realidad, la idea de casarse con Claire no le desagradaba en absoluto. Sí, le hubiera dicho tantas cosas; pero el muro que ella había levantado a su alrededor era todavía demasiado grueso. Se puso serio de repente, y se preguntó si el luto que siempre llevaba tendría algo que ver. Pero no podía pedirle que dejara de vestir así, ¿verdad? Y eso que, curiosamente, no parecía el tipo de mujer preocupada por mantener las costumbres de forma tan estricta. Ojalá esos dos años de luto riguroso hubieran terminado ya. Volvió a sonreír al imaginar lo hermosa que se vería si vistiera con colores más alegres.

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-II

Casi sin darse cuenta se puso a silbar mientras se preparaba para el trabajo, y no fue hasta que sintió el agua en su cara que se percató de lo frío que estaba el ambiente. Y, aunque solo notara la calidez de su propio corazón, debía reconocer que era un amanecer gélido. ¡Y estaban todavía en el primer lunes de Octubre! ¿Amanecer? ¡Claro, la aurora! Su sonrisa se hizo más amplia al recordar lo que había estado cantando toda la mañana, a pesar de esas escurridizas primeras notas que nunca parecían salirle bien: Aurora bajo la niebla, esa pieza tan hermosa que Claire había compuesto para el festival.

Pero todos esos pensamientos quedaron relegados, ya que poco después le avisaron de una emergencia que reclamaba toda su atención. No había tiempo que perder. Ni siquiera pudo esperar a que llegara Claire, así que le dejó una nota diciéndole que estaría ausente durante un rato. Estaba seguro de que ella podría encargarse de todo.

********************

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-III

Por fortuna, su repentina visita a un paciente no conllevó ninguna pérdida, así que el buen humor de Andrew no se había visto resentido.

La puerta que daba a la clínica estaba abierta, y podían oírse voces procedentes del interior. Al acercarse, vio a Claire caminar hacia un hombre de mediana edad al que obviamente había estado atendiendo; ¡qué encantadora, vestida con su ropa de trabajo y mostrando su mejor profesionalidad! Se le ocurrió pensar de pronto en lo muy capacitada que estaba para este trabajo; ¡quién lo hubiera imaginado de la delicada criatura sin preparación que había conocido cuatro o cinco meses antes!

-Pero, ¿no se precipita usted, señor, al asumir...?- Andrew la escuchó dirigirse al hombre de este modo, con una voz notablemente firme -¿...que hubiera podido contar con los servicios de la policía en el caso de que ella hubiera ido a pedirles ayuda?- Y tras decir esto, señaló el periódico que el hombre sostenía en la mano.

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-IV

Andrew se preguntó de qué noticia habrían estado hablando que había provocado una reacción tan intensa en Claire. A pesar de que se veían a diario, siempre podía descubrirse algo nuevo sobre ella: una nueva capa, una nueva profundidad dentro de la personalidad de la cada vez menos misteriosa Claire Parker; y en esta ocasión en particular, Andrew acababa de descubrir su sorprendente rechazo hacia las fuerzas policiales.

********************

¡Que ese paciente se engañe a si mismo, si quiere! Claire pensó, de camino a su casa aquella tarde. Ella sabía lo que hacían los agentes de policía cuando una denuncia de ese tipo la ponía una mujer...

"Un asunto sin importancia", así lo había llamado. "Que fuera más dócil", eso le había pedido...

********************

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-V

El edificio imponía mucho respeto, y Claire confiaba en que las miradas de piedra de esos leones fueran comprensivas más que acusadoras. De todos modos, fuera como fuese, ya no podía echarse atrás; no podía y no quería. Ya había ido demasiado lejos.

Cerró los ojos brevemente, agitó los hombros, y suspiró tan profundamente como fue capaz. Pero ni todos los gestos tranquilizadores del mundo hubieran podido evitar que le temblara la mano al girar el pomo de la puerta y entrar en el recibidor.

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-VI

Lo primero que vio fue a un marino de aspecto rudo que no dejaba de mirarla de aquel modo lujurioso que conocía tan bien. No obstante, Claire decidió ignorarle, y tratando de no vacilar, se acercó hasta el mostrador, dónde se encontraba un hombre uniformado que infundía gran respeto.

-¿Qué puedo hacer por usted, señora?- le preguntó éste último en tono neutral. Sin disuadirla, sin animarla a continuar.

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-VII

Ésa era una pregunta interesante. ¿Qué podía hacer por ella? Ni siquiera la propia Claire lo tenía muy claro; le sudaban las manos, y su respiración era débil, entrecortada. -Yo...- No estaba muy segura de haber dicho eso en voz alta: la voz del hombre no dejaba entrever nada. -Yo...- lo intentó de nuevo, en voz un poco más alta esta vez. -He venido a... Quiero...- El extraño la miró fijamente. -He venido a denunciar... u... una agresión.

-¿Ah si?- El policía pareció interesarse un poco al fin, pero Claire había supuesto que empezaría a tomar notas, cosa que él no hizo.  -¿Y quién es el agresor?

A pesar de lo obvia que era la pregunta, a Claire no se le había ocurrido que tendría que contestar a eso. -Mi... marido.

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-VIII

El suspiro que él dejó escapar en aquel momento resonó en los oídos de Claire, aunque tenía la sensación de que no había sido en absoluto audible.

-Su marido, ¿no?- frunció el ceño. -Y eso significa que la víctima es USTED, imagino.

A Claire no le gustó cómo la miró a continuación, de un modo que era todo menos halagador. Asintió levemente.

-No veo ninguna señal de violencia en su cuerpo. ¿Está segura de saber lo que es una agresión, Sra...?

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-IX

-Richardson.- Cinco años de matrimonio, y todavía le resultaba duro compartir nombre con él.

-Mire, Sra. Richardson, espero que comprenda que necesita pruebas que confirmen su acusacion. ¿Puede proporcionar alguna?

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-X

¿Proporcionar pruebas? Claire se acordó inmediatamente de la mujer tan maquillada que había visto al entrar en la comisaría. ¡Si hasta se le veía el escote! ¿Cómo iba a proporcionar pruebas sin exponerse de ese modo?

¡Desde luego que no podía proporcionar pruebas! Lo único que pudo hacer fue quedarse callada.

Unos-Ojos-marrones-Capitulo-21-XI

El agente debió de interpretar su silencio como una respuesta negativa, pues lo único que dijo, esta vez en un tono más amable, fue:  -Ya me parecía a mí. Ande, estoy seguro de que estará ya muy arrepentido de haber sido un poco duro con usted, y estará esperando a que regrese para poder pedirle perdón.- Procedió entonces a acompañarla hasta la puerta, sonriéndole levemente, lo que no hizo sino aumentar la tragedia de Claire.

-¿No cree usted, señora...?- añadió él. -¿...que Scotland Yard tiene cosas más importantes de las que ocuparse que de un asunto tan insignificante como una pelea entre enamorados? No tengo ninguna duda de que es usted una gran compañía para su marido. ¿No podría quizá intentar entenderle mejor, y tal vez mostrarse un poco más dócil?- Le apretó brevemente la mano. Si ese gesto tenía la intención de tranquilizarla, había fallado por completo.

********************

Esa noche, el sueño de Claire volvió a verse perturbado por horribles pesadillas...



Unos-Ojos-marrones-Capitulo-22Unos Ojos marrones: Capítulo 20







Y, aunque ya han pasado varios días de esto, vuelvo a dedicarle este capítulo a mi chico, que se estaba examinando mientras yo escribía (es opositor), y me hizo prometerle que lo tendría listo para cuando acabara, porque le encanta leerme. ¿No es un encanto?

18 comments:

  1. ¡Genial! Me ha gustado mucho este capitulo y el anterior, además se leen rápidísimo.
    ¿Estos capítulos forman parte de algún libro que hayas escrito? Si no, deberías recopilarlos
    Saludos,
    Nos leemos,
    Lu

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Qué bien! Me alegra que te hayan gustado :-). No sé muy bien a qué te refieres con recopilarlos, pero no es exactamente algo que haya escrito, sino más bien algo que estoy escribiendo, porque aún sigo en pleno proceso: casi escribo "a tiempo real" ;-). Los 21 capítulos que llevo escritos hasta ahora están publicados en el blog.

      Gracias por leer :-).

      Delete
  2. Pobre Claire, con lo difícil que es hacer frente a las pesadillas. Abrazos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ya lo creo :-(.

      Gracias por leer :-).

      Delete
  3. Vaya! Jamás se me hubiese pasado por la cabeza que Claire hubiera sido capaz de "descubrir" lo que el degenerado del marido le hacía.
    Pobrecilla. Siempre vacilante, con voluntad reprimida, ¿no había sido ya lo bastante sumisa?
    En fin, es una pena ver cómo la realidad no ha acompañado para nada los derechos de las mujeres a lo largo de la historia.
    Excelente capítulo, corto, pero intenso, como todos los demás.
    Por cierto, se me olvidaba, me encanta la personalidad de Andrew, todo enamorado e ilusionado como un adolescente. Es lo mejor que le podía haber pasado a Claire, estoy segura.
    Un abrazo guapa, espero el siguiente, impaciente, como siempre.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Supongo que te refieres a lo de ir a la comisaría, ¿no? ¡Ah, la desesperación vuelve valientes a las personas! Si, pobrecilla, por desgracia muchos hombres (y probablemente mujeres, también) pensarían que la culpa es suya por no saber... "estar en su sitio" y ser más sumisa... >:-(; y por desgracia, también, todavía queda mucho por hacer...

      Andrew es un encanto ♥, pero ¡qué voy a decir yo que lo he creado!, jeje.

      Y como siempre, gracias por leer :-).

      Delete
    2. Sí, me refiero a lo de la comisaría, pues a fin de cuentas es lo que se había planteado hacer...
      Menos mal que el destino pone a cada uno en su sitio, y el asqueroso ese "ha muerto" y nuestra Claire está junto a Andrew, al que considero su "salvación".
      No me des las gracias por leer, las gracias te las doy yo a ti por tan magnífica historia.

      Delete
    3. Sí, ya suponía que te referías a eso... Estoy un poco "espesa" hoy, jeje.

      ¡Y claro que te doy las gracias! :-D Después de un año con el blog aún se me hace raro que de verdad haya gente que me lea...

      Delete
  4. Lamento llegar tan tarde, ahora estoy espeso para leer y ya llevas bastantes capítulos. Paciencia todo se andará.

    Un placer!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ah, no te preocupes. Gracias por pasarte igualmente :-D.

      Delete
  5. Bueno, yo tendré que ponerme las pilas y empezar por el principio, porque así a mitad mejor que no, así que cuando tenga un poquito de tiempo me pondré con ello.

    Besitos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Sin problema! Ya sé que llevo ya unos cuantos capítulos, pero bueno, suelen ser cortitos, y la verdad es que soy bastante lenta actualizando...

      Gracias por pasarte :-D.

      Delete
  6. Pobrecita mía, por una vez que intenta pedir ayuda y se encuentra con eso, aunque por desgracia sería a lo que las mujeres de esa época se tendrían que atener continuamente, y sino a cosas peores.

    Por suerte seguro que cuando Andrew sepa todo no le faltará apoyo de ningún tipo, y qué se atreva el desgraciado ese a acercarse de nuevo a ella.

    Un besote guapa, con ganas me dejas de seguir leyendo, ¡como siempre!

    ¡Muchos ánimos para tu chico, espero que le fuese muy bien!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Por desgracia sí, ese policía ejemplifica algo que seguramente muchos hombres (y mujeres) opinaban: si tu marido te maltrata es porque habrás hecho algo mal tú, ¿no? <---nótese el sarcasmo >:-(.

      Pues si, cuando/si Andrew se entere/a, no creo que vaya a reaccionar de la manera que Claire imagina.

      Muchas gracias por tus palabras, aún no sabemos nada, pero esperamos que le haya ido bien. Y gracias también por leer, claro :-).

      Delete
  7. Te he nominado a un tag aquí, por si te apetece :)

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Ay, qué ilusión! Muchas gracias por acordarte de mí :-). Luego me paso y lo leo en profundidad.

      Delete
  8. Hola Marsar.
    Acabo de ponerme al día con tu historia y es muy bonita, pero, al mismo tiempo, muy cruda.
    La pobre Claire tuvo un matrimonio de pesadilla y hasta anteayer mismo cuando una mujer iba a denunciar a su marido por malos tratos se topaba con la incomprensión de la gente que decía que "se lo había buscado".
    Y Andrew es un personaje encantador. Todo un caballero...Respeta y quiere sinceramente a Claire.
    Además, que uses personajes de los SIMS le da un aire diferente.
    ¡Me encanta!
    Un fuerte abrazo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola! ¡Qué sorpresa encontrarte por aquí! :-) Pues si, "bonita" y "cruda", eso es lo que tenía en mente, has resumido muy bien la historia.

      Por desgracia, aún hoy en día hay gente que piensa mal de las mujeres maltratadas... ¡Es indignante! :-(

      Andrew es un encanto, pero, claro, yo no puedo ser objetiva al describirlo ;-).

      ¡Gracias por leer!

      Delete